viernes, 19 de enero de 2018

ESTE DOMINGO IGUALÁ DE COSTALEROS



ELE EVANGELIO DEL DOMINGO: 3º DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B – (21-1-2018)

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 14-20


“Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:

- «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Pasando junto al lado de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.

Jesús les dijo:«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.”



IR DETRÁS DE JESÚS


Cuando el Bautista fue detenido, Jesús vino a Galilea y comenzó a «proclamar la Buena Noticia de Dios». Según Marcos, no enseña propiamente una doctrina para que sus discípulos la aprendan y difundan correctamente. Jesús anuncia un acontecimiento que está ya ocurriendo. Él lo está ya viviendo y quiere compartir su experiencia con todos.

Marcos resume así su mensaje: «Se ha cumplido el plazo»: ya no hay que mirar hacia atrás. «Está cerca el reino de Dios»: pues quiere construir un mundo más humano. «Convertíos»: no podéis seguir como si nada estuviera ocurriendo; cambiad vuestra manera de pensar y de actuar. «Creed en esta Buena Noticia». Este proyecto de Dios es la mejor noticia que podéis escuchar.

Después de este solemne resumen, la primera actuación de Jesús es buscar colaboradores para llevar adelante su proyecto. Jesús va «pasando junto al lago de Galilea». Ha comenzado su camino. Es un profeta itinerante que busca seguidores para hacer con ellos un recorrido apasionante: vivir abriendo caminos al reino de Dios. No es un rabino sentado en su cátedra, que busca alumnos para formar una escuela religiosa. Ser cristiano no es aprender doctrinas, sino seguirle a Jesús en su proyecto de vida.

El que toma la iniciativa es siempre Jesús. Se acerca, fija su mirada en aquellos cuatro pescadores y los llama a dar una orientación nueva a sus vidas. Sin su intervención, no nace nunca un verdadero cristiano. Los creyentes hemos de vivir con más fe la presencia viva de Cristo y su mirada sobre cada uno de nosotros. Si no es él, ¿quién puede dar una nueva orientación a nuestras vidas?

Pero lo más decisivo es escuchar desde dentro su llamada: «Venid detrás de mí». No es tarea de un día. Escuchar esta llamada significa despertar la confianza en Jesús, reavivar nuestra adhesión personal a él, tener fe en su proyecto, identificarnos con su programa, reproducir en nosotros sus actitudes… y, de esta manera, ganar más personas para su proyecto.

Éste podría ser hoy un buen lema para una comunidad cristiana: ir detrás de Jesús. Ponerlo al frente de todos. Recordarlo cada domingo como el líder que va por delante de nosotros. Generar una nueva dinámica. Centrarlo todo en seguir más de cerca a Jesucristo. Nuestras comunidades cristianas se transformarían. La Iglesia sería diferente.

José Antonio Pagola.
.

viernes, 12 de enero de 2018

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 2º DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B – (14-1-2018)

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 35-42


“En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice:

- «Éste es el Cordero de Dios.»

Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:

- «¿Qué buscáis?»

Ellos le contestaron:

- «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»

Él les dijo:

- «Venid y lo veréis.»

Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde.

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice:

- «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)».

Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:

- «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro)».”


APRENDER A VIVIR

El evangelista Juan ha puesto un interés especial en indicar a sus lectores cómo se inició el pequeño grupo de seguidores de Jesús. Todo parece casual. El Bautista se fija en Jesús que pasaba por allí y les dice a los discípulos que lo acompañan: «Éste es el Cordero de Dios».

Probablemente, los discípulos no le han entendido gran cosa, pero comienzan a «seguir a Jesús». Durante un tiempo, caminan en silencio. No ha habido todavía un verdadero contacto con él. Están siguiendo a un desconocido y no saben exactamente por qué ni para qué.

Jesús rompe el silencio con una pregunta: «¿Qué buscáis?» ¿Qué esperáis de mí? ¿Queréis orientar vuestra vida en la dirección que llevo yo? Son cosas que es necesario aclarar bien. Los discípulos le dicen: «Maestro, ¿dónde vives?» ¿Cuál es el secreto de tu vida? ¿Qué es vivir para ti? Al parecer, no buscan conocer nuevas doctrinas. Quieren aprender de Jesús un modo diferente de vivir. Quieren vivir como él.

Jesús les responde directamente: «Venid y lo veréis». Haced vosotros mismos la experiencia. No busquéis información de fuera. Venid a vivir conmigo y descubriréis cómo vivo yo, desde dónde oriento mi vida, a quiénes me dedico, por qué vivo así.

Este es el paso decisivo que necesitamos dar hoy para inaugurar una fase nueva en la historia del cristianismo. Millones de personas se dicen cristianas, pero no han experimentado un verdadero contacto con Jesús. No saben cómo vivió, ignoran su proyecto. No aprenden nada especial de él.

Mientras tanto, en nuestras Iglesias no tenemos capacidad para engendrar nuevos creyentes. Nuestra palabra ya no resulta atractiva ni creíble. Al parecer, el cristianismo, tal como nosotros lo entendemos y vivimos, interesa cada vez menos. Si alguien se nos acercara a preguntarnos «dónde vivís» «qué hay de interesante en vuestras vidas», ¿cómo responderíamos?

Es urgente que los cristianos se reúnan en pequeños grupos para aprender a vivir al estilo de Jesús escuchando juntos el evangelio. Él es más atractivo y creíble que todos nosotros. Puede engendrar nuevos seguidores, pues enseña a vivir de manera diferente e interesante.

José Antonio Pagola.

.

sábado, 6 de enero de 2018

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR – CICLO B – (7-1-2018)

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 7-11


“En aquel tiempo, proclamaba Juan: «Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.

Yo os bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo». Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizará el Jordán. Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto».”




ESCUCHAR LO QUE DICE EL ESPÍRITU


Él os bautizará con Espíritu Santo.

Los primeros cristianos vivían convencidos de que para seguir a Jesús es insuficiente un bautismo de agua o un rito parecido. Es necesario vivir empapados de su Espíritu Santo. Por eso en los evangelios se recogen de diversas maneras estas palabras del Bautista: «Yo os he bautizado con agua, pero él (Jesús) os bautizará con Espíritu Santo».

No es extraño que en los momentos de crisis recordaran de manera especial la necesidad de vivir guiados, sostenidos y fortalecidos por su Espíritu. El Apocalipsis, escrito en los momentos críticos que vive la Iglesia bajo el emperador Domiciano, repite una y otra vez a los cristianos: «El que tenga oídos, que escuche lo que el Espíritu dice a las Iglesias».

La mutación cultural sin precedentes que estamos viviendo, nos está pidiendo hoy a los cristianos una fidelidad sin precedentes al Espíritu de Jesús. Antes de pensar en estrategias y recetas automáticas ante la crisis, hemos de preguntarnos cómo estamos acogiendo hoy nosotros el Espíritu de Jesús.

En vez de lamentarnos una y otra vez de la secularización creciente, hemos de preguntarnos qué caminos nuevos anda buscando hoy Dios para encontrarse con los hombres y mujeres de nuestro tiempo; cómo hemos de renovar nuestra manera de pensar, de decir y de vivir la fe para que su Palabra pueda llegar hasta los interrogantes, las dudas y los miedos que brotan en su corazón.

Antes de elaborar proyectos pensados hasta sus últimos detalles, necesitamos transformar nuestra mirada, nuestra actitud y nuestra relación con el mundo de hoy. Necesitamos parecernos más a Jesús. Dejarnos trabajar por su Espíritu. Sólo Jesús puede darle a la Iglesia un rostro nuevo.

El Espíritu de Jesús sigue vivo y operante también hoy en el corazón de las personas, aunque nosotros ni nos preguntemos cómo se relaciona con quienes se han alejado definitivamente de la Iglesia. Ha llegado el momento de aprender a ser la «Iglesia de Jesús» para todos, y esto sólo él nos lo puede enseñar.

No hemos de hablar sólo en términos de crisis. Se están creando unas condiciones en las que lo esencial del evangelio puede resonar de manera nueva. Una Iglesia más frágil, débil y humilde puede hacer que el Espíritu de Jesús sea entendido y acogido con más verdad.

José Antonio Pagola

SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR – CICLO B – (6-1-2018)

Lectura del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12


“Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.

Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:

-« ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron:

-«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:

"Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel."»

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:

-«Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.

Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.”




¿A QUIÉN ADORAMOS?


Cayendo de rodillas, lo adoraron.

Los magos vienen del «Oriente», un lugar que evoca en los judíos la patria de la astrología y de otras ciencias extrañas. Son paganos. No conocen las Escrituras Sagradas de Israel, pero sí el lenguaje de las estrellas. Buscan la verdad y se ponen en marcha para descubrirla. Se dejan guiar por el misterio, sienten necesidad de «adorar».

Su presencia provoca un sobresalto en todo Jerusalén. Los magos han visto brillar una estrella nueva que les hace pensar que ya ha nacido «el rey de los judíos» y vienen a «adorarlo». Este rey no es Augusto. Tampoco Herodes. ¿Dónde está? Esta es su pregunta.

Herodes se «sobresalta». La noticia no le produce alegría alguna. Él es quien ha sido designado por Roma «rey de los judíos». Hay que acabar con el recién nacido: ¿Dónde está ese rival extraño? Los «sumos sacerdotes y letrados» conocen las Escrituras y saben que ha de nacer en Belén, pero no se interesan por el niño ni se ponen en marcha para adorarlo.

Esto es lo que encontrará Jesús a lo largo de su vida: hostilidad y rechazo en los representantes del poder político; indiferencia y resistencia en los dirigentes religiosos. Solo quienes buscan el reino de Dios y su justicia lo acogerán.

Los magos prosiguen su larga búsqueda. A veces, la estrella que los guía desaparece dejándolos en la incertidumbre. Otras veces, brilla de nuevo llenándolos de «inmensa alegría». Por fin se encuentran con el Niño y, «cayendo de rodillas, lo adoran». Después, ponen a su servicio las riquezas que tienen y los tesoros más valiosos que poseen. Este Niño puede contar con ellos pues lo reconocen como su Rey y Señor.

En su aparente ingenuidad, este relato nos plantea preguntas decisivas: ¿Ante quién nos arrodillamos nosotros? ¿Cómo se llama el «dios» que adoramos en el fondo de nuestro ser? Nos decimos cristianos, pero ¿vivimos adorando al Niño de Belén? ¿Ponemos a sus pies

nuestras riquezas y nuestro bienestar?¿Estamos dispuestos a escuchar su llamada a entrar en el reino de Dios y su justicia?

En nuestras vidas siempre hay alguna estrella que nos guía hacia Belén.

José Antonio Pagola
.

domingo, 31 de diciembre de 2017

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS – CICLO B – (1-1-2018)

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2,16-21


“En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho.

Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.”




LA MADRE NOS ACOMPAÑA


Encontraron a María y a José con el niño.

Se dice que los cristianos de hoy vibramos menos ante la figura de María que los creyentes de otras épocas. Quizás somos víctimas inconscientes de muchos recelos y sospechas ante deformaciones habidas en la piedad mariana.

A veces, se había insistido de manera excesivamente unilateral en la función protectora de María, la Madre que ampara a sus hijos e hijas de todos los males, sin convertirlos a una vida más evangélica.

Otras veces, algunos tipos de devoción mariana no han sabido exaltar a María como madre sin crear una dependencia insana de una «madre idealizada» y fomentar una inmadurez y un infantilismo religioso.

Quizás, esta misma idealización de María como «la mujer única» ha podido alimentar un cierto menosprecio a la mujer real y ser un refuerzo más del dominio masculino. Al menos, no deberíamos desatender ligeramente estos reproches que, desde frentes diversos, se nos hace a los católicos.

Pero sería lamentable que los católicos empobreciéramos nuestra vida religiosa olvidando el regalo que María puede significar para los creyentes.

Una piedad mariana bien entendida no encierra a nadie en el infantilismo, sino que asegura en nuestra vida de fe la presencia enriquecedora de lo femenino. El mismo Dios ha querido encarnarse en el seno de una mujer. Desde entonces, podemos decir que «lo femenino es camino hacia Dios y de Dios» (L. Boff).

La humanidad necesita siempre de esa riqueza que asociamos a lo femenino porque, aunque también se da en el varón, se condensa de manera especial en la mujer: intimidad, acogida, solicitud, cariño, ternura, entrega al misterio, gestación, donación de vida.

Siempre que marginamos a María de nuestra vida, empobrecemos nuestra fe. Y siempre que despreciamos lo femenino, nos cerramos a cauces posibles de acercamiento a ese Dios que se nos ha ofrecido en los brazos de una madre.

Comenzamos el año celebrando la fiesta de Santa María Madre de Dios. Su fidelidad y entrega a la palabra de Dios, su identificación con los pequeños, su adhesión a las opciones de su Hijo Jesús, su presencia servidora en la Iglesia naciente y, antes que nada, su servicio de Madre del Salvador hacen de ella la Madre de nuestra fe y de nuestra esperanza.

José Antonio Pagola

viernes, 29 de diciembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: SOLEMNIDAD DE LA SAGRADA FAMILIA – CICLO B – (31-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 22-40


“Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.»

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.

Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

- «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»

Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.

Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre:

- «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.

Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.

El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.”



BANDERA DISCUTIDA

«Será como una bandera discutida.»

Simeón es un personaje entrañable. Lo imaginamos casi siempre como un sacerdote anciano del Templo, pero nada de esto se nos dice en el texto. Simeón es un hombre bueno del pueblo que guarda en su corazón la esperanza de ver un día «el consuelo» que tanto necesitan. «Impulsado por el Espíritu de Dios», sube al templo en el momento en que están entrando María, José y su niño Jesús.

El encuentro es conmovedor. Simeón reconoce en el niño que trae consigo aquella pareja pobre de judíos piadosos al Salvador que lleva tantos años esperando. El hombre se siente feliz. En un gesto atrevido y maternal, «toma al niño en sus brazos» con amor y cariño grande. Bendice a Dios y bendice a los padres. Sin duda, el evangelista lo presenta como modelo. Así hemos de acoger al Salvador.

Pero, de pronto, se dirige a María y su rostro cambia. Sus palabras no presagian nada tranquilizador: «Una espada te traspasara el alma». Este niño que tiene en sus brazos será una «bandera discutida»: fuente de conflictos y enfrentamientos. Jesús hará que «unos caigan y otros se levanten». Unos lo acogerán y su vida adquirirá una dignidad nueva: su existencia se llenará de luz y de esperanza. Otros lo rechazarán y su vida se echará a perder. El rechazo a Jesús será su ruina.

Al tomar postura ante Jesús, «quedará clara la actitud de muchos corazones». El pondrá al descubierto lo que hay en lo más profundo de las personas. La acogida de este niño pide un cambio profundo. Jesús no viene a traer tranquilidad, sino a generar un proceso doloroso y conflictivo de conversión radical.

Siempre es así. También hoy. Una Iglesia que tome en serio su conversión a Jesucristo, no será nunca un espacio de tranquilidad sino de conflicto. No es posible una relación más vital con Jesús sin dar pasos hacia mayores niveles de verdad. Y esto es siempre doloroso para todos.

Cuanto más nos acerquemos a Jesús, mejor veremos nuestras incoherencias y desviaciones; lo que hay de verdad o de mentira en nuestro cristianismo; lo que hay de pecado en nuestros corazones y nuestras estructuras, en nuestras vidas y nuestras teologías.

José Antonio Pagola
.

domingo, 24 de diciembre de 2017

AYER,VISITA A LAS MONJITAS DE LAS REPARADORAS

Grupo de hermanos que ayer sábado por la mañana visitamos a las monjitas del convento de las Reparadoras,donde además de conversar y cantar con ellas unos villancicos,les hicimos entrega de la mano de nuestra Bolsa de Caridad Padre Anselmo Andrades, de un surtido de alimentos típicos de estas fechas.




RECONOCIMIENTO AL COMERCIO DE HERBORISTERÌA LALA

En la tarde de este pasado jueves,miembros de nuestra Junta de Gobierno se acercaron al negocio que regenta María José Hernández Rodríguez,popularmente conocido como Herboristería Lala,para tener con ella un detalle navideño típico de estas fechas en prueba de nuestro reconocimiento y agradecimiento.

Este negocio,que se encuentra justamente frente a la Parroquia de San Pedro,ha prestado y presta en la actualidad gran colaboración tanto con la Parroquia,como con Cáritas y como no podía ser de otra manera con nuestra corporación.



SOLEMNIDAD DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR – CICLO B – (25-12-2017)

MISA DE MEDIANOCHE: Lectura del santo evangelio según san Lucas 2,1-14

“En aquellos días, salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero.

Éste fue el primer censo que se hizo siendo Quirinio gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad.

También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea a la ciudad de David, que se llama Belén, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada.

En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño.

Y un ángel del Señor se les presentó: la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor.

El ángel les dijo:

- No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:

- Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que Dios ama.”



MISA DEL DÍA: Lectura del santo evangelio según san Juan 1,1-18


“En el principio ya existía la Palabra,

y la Palabra estaba junto a Dios,

y la Palabra era Dios.

La Palabra en el principio estaba junto a Dios.

Por medio de la Palabra se hizo todo,

y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.

En la Palabra había vida,

y la vida era la luz de los hombres.

La luz brilla en la tiniebla,

y la tiniebla no la recibió.

Surgió un hombre enviado por Dios,

que se llamaba Juan:

éste venía como testigo,

para dar testimonio de la luz,

para que por él todos vinieran a la fe.

No era él la luz,

sino testigo de la luz.

La Palabra era la luz verdadera,

que alumbra a todo hombre.

Al mundo vino,

y en el mundo estaba;

el mundo se hizo por medio de ella,

y el mundo no la conoció.

Vino a su casa,

y los suyos no la recibieron.

Pero a cuantos la recibieron,

les da poder para ser hijos de Dios,

si creen en su nombre.

Éstos no han nacido de sangre,

ni de amor carnal,

ni de amor humano,

sino de Dios.

Y la Palabra se hizo carne

y acampó entre nosotros,

y hemos contemplado su gloria:

gloria propia del Hijo único del Padre,

lleno de gracia y de verdad.

Juan da testimonio de él y grita diciendo:

- Éste es de quien dije: «El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo».

Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia, porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

A Dios nadie lo ha visto jamás.

El Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.”


EL ROSTRO HUMANO DE DIOS


La Palabra de Dios se ha hecho carne.

El cuarto evangelio comienza con un prólogo muy especial. Es una especie de himno que, desde los primeros siglos, ayudó decisivamente a los cristianos a ahondar en el misterio encerrado en Jesús. Si lo escuchamos con fe sencilla, también hoy nos puede ayudar a creer en Jesús de manera más profunda. Sólo nos detenemos en algunas afirmaciones centrales.

«La Palabra de Dios se ha hecho carne». Dios no es mudo. No ha permanecido callado, encerrado para siempre en su Misterio. Dios se nos ha querido comunicar. Ha querido hablarnos, decirnos su amor, explicarnos su proyecto. Jesús es sencillamente el Proyecto de Dios hecho carne.

Dios no se nos ha comunicado por medio de conceptos y doctrinas sublimes que sólo pueden entender los doctos. Su Palabra se ha encarnado en la vida entrañable de Jesús, para que lo puedan entender hasta los más sencillos, los que saben conmoverse ante la bondad, el amor y la verdad que se encierra en su vida.

Esta Palabra de Dios «ha acampado entre nosotros». Han desaparecido las distancias. Dios se ha hecho «carne». Habita entre nosotros. Para encontrarnos con él, no tenemos que salir fuera del mundo, sino acercarnos a Jesús. Para conocerlo, no hay que estudiar teología, sino sintonizar con Jesús, comulgar con él.

«A Dios nadie lo ha visto jamás». Los profetas, los sacerdotes, los maestros de la ley hablaban mucho de Dios, pero ninguno había visto su rostro. Lo mismo sucede hoy entre nosotros: en la Iglesia hablamos mucho de Dios, pero nadie lo hemos visto. Sólo Jesús, «el Hijo de Dios, que está en el seno del Padre es quien lo ha dado a conocer».

No lo hemos de olvidar. Sólo Jesús nos ha contado cómo es Dios. Sólo él es la fuente para acercarnos a su Misterio. Cuántas ideas raquíticas y poco humanas de Dios hemos de desaprender y olvidar para dejarnos atraer y seducir por ese Dios que se nos revela en Jesús.

Cómo cambia todo cuando uno capta por fin que Jesús es el rostro humano de Dios. Todo se hace más simple y más claro. Ahora sabemos cómo nos mira Dios cuando sufrimos, cómo nos

busca cuando nos perdemos, cómo nos entiende y perdona cuando lo negamos. En él se nos revela «la gracia y la verdad» de Dios.

José Antonio Pagola

viernes, 22 de diciembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 4º DE ADVIENTO – CICLO B – (24-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1,26-38


“En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:

- «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.»

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:

- «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»

Y María dijo al ángel:

- «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»

El ángel le contestó:

- «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.

Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»

María contestó:

- «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Y la dejó el ángel.”



UN ANUNCIO SORPRENDENTE


El ángel le dijo: Alégrate.

Lucas narra el anuncio del nacimiento de Jesús en estrecho paralelismo con el del Bautista. El contraste entre ambas escenas es tan sorprendente que nos permite entrever con luces nuevas el Misterio del Dios encarnado en Jesús.

El anuncio del nacimiento del Bautista sucede en «Jerusalén», la grandiosa capital de Israel, centro político y religioso del pueblo judío. El nacimiento de Jesús se anuncia en un pueblo desconocido de las montañas de Galilea. Una aldea sin relieve alguno, llamada «Nazaret», de donde nadie espera que pueda salir nada bueno. Años más tarde, estos pueblos humildes acogerán el mensaje de Jesús anunciando la bondad de Dios. Jerusalén por el contrario lo rechazará. Casi siempre, son los pequeños e insignificantes los que mejor entienden y acogen al Dios encarnado en Jesús.

El anuncio del nacimiento del Bautista tiene lugar en el espacio sagrado del «templo». El de Jesús en una casa pobre de una «aldea». Jesús se hará presente allí donde las gentes viven, trabajan, gozan y sufren. Vive entre ellos aliviando el sufrimiento y ofreciendo el perdón del Padre. Dios se ha hecho carne, no para permanecer en los templos, sino para «poner su morada entre los hombres» y compartir nuestra vida.

El anuncio del nacimiento del Bautista lo escucha un «varón» venerable, el sacerdote Zacarías, durante una solemne celebración ritual. El de Jesús se le hace a María, una «joven» de unos doce años. No se indica donde está ni qué está haciendo. ¿A quién puede interesar el trabajo de una mujer? Sin embargo, Jesús, el Hijo de Dios encarnado, mirará a las mujeres de manera diferente, defenderá su dignidad y las acogerá entre sus discípulos.

Por último, del Bautista se anuncia que nacerá de Zacarías e Isabel, una pareja estéril, bendecida por Dios. De Jesús se dice algo absolutamente nuevo. El Mesías nacerá de María, una joven virgen. El Espíritu de Dios estará en el origen de su aparición en el mundo. Por eso, «será llamado Hijo de Dios». El Salvador del mundo no nace como fruto del amor de unos esposos que se quieren mutuamente. Nace como fruto del Amor de Dios a toda la humanidad. Jesús no es un regalo que nos hacen María y José. Es un regalo que nos hace Dios.

José Antonio Pagola

MAÑANA VISITA A LAS RELIGIOSAS DE LAS REPARADORAS

Un año más, dentro de la Campaña de Navidad, para este sábado 23 de diciembre por la mañana, tenemos previsto la visita a las religiosas Esclavas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, en el popular convento de las Reparadoras, con el fin llevarles nuestros presentes y tener un rato de auténtico retiro espiritual con ellas.

Todos aquellos hermanos que nos quieran acompañar solo tienen que comunicarlo. 

Posteriormente aprovecharemos la cercanía para visitar el taller del tallista David Medina,taller donde como bien es sabido se está ejecutando nuestro futuro nuevo paso procesional.  

La hora de quedada es a las 11,00 y en la alameda de los Ángeles.

.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

MENSAJE NAVIDEÑO DE NUESTRO HERMANO MAYOR

Hermanos:

De nuevo en estas fechas y en los días que el año se acaba, nos disponemos a celebrar la venida de Nuestro Salvador Jesucristo, por ello para mi es un gran honor y un gran orgullo el dirigirme a vosotros un año mas, con el fín de felicitaros en tan entrañables y emotivas fiestas.

Dios va a nacer y se hará hombre para darnos con su venida, luz y camino hacia la eternidad. Para nosotros los cristianos, este es el comienzo del sentido de nuestra fe.

Se termina el año 2.017 y con el Nacimiento del Hijo de Dios, comenzaremos un 2.018 en el que debemos más que nunca, arraigar y afianzar nuestra Fe y ser transmisores de ella en nuestro entorno, muy en especial en aquellos que carecen en estos tiempos de la necesaria y reconfortante Fe en Jesús y su Divino mensaje.

Este año que termina nuestra Hermandad se ha visto plagada de trabajos y emociones. Se está trabajando incansablemente en el proyecto del nuevo trono para Nuestros Titulares la Santa Cruz y Nuestra Señora de Loreto en su Soledad. Durante la Cuaresma nuestra Hermandad ha sido visitada por dos Ministros del Gobierno de España, la Ministra de Defensa Sra. Cospedall y el Ministro de Asuntos Exteriores Sr. Dastis los que nos mostraron su satisfacción por la tan grata acogida que recibieron en sus visitas por parte de nuestra Hermandad. Participamos en el Quinario que se celebro en honor de nuestros titulares, los que fueron oficiados y predicados por nuestro Director Espiritual D. Jose Hachero. Hemos participado en los Santos Oficios de la Parroquia, durante la Semana Santa y hemos tenido una dignísima Estacón Penitencial con nuestros titulares por las calles de nuestra ciudad, dando muestra de nuestra fe y recogimiento en la tarde del Viernes Santo, a los jerezanos que nos veían procesionar. Nuestra peregrinación a la ciudad de Cádiz para visitar a la Virgen del Rosario su Patrona, fue muy emotiva y un día para no olvidar. Al igual hemos participado en el Besamanos Magno que organizó la UHH. Con motivo del IV Centenario del Voto Concepcionista de la ciudad de Jerez, exponiendo en Besamanos nuestra Titular la Virgen de Loreto , la que tan piadosa y magníficamente participó en este evento. Celebramos con todo esplendor el Triduo conmemorativo con la festividad de nuestra Madre la Virgen de Loreto y la función principal en el día de su onomástica, el que igualmente fue presidido y predicado por nuestro Director espiritual. Hemos tenido nuestra Zambomba en la que hemos participado en este tiempo de Adviento con nuestros villancicos en la espera de la venida del Salvador. Nuestra corporación, se trasladó a la ciudad de Sevilla al objeto de corresponder con la Hermandad de San Lorenzo, la visita que nos hicieron en el Besamanos Magno, en la que nos obsequiaron con un precioso pañuelo para Nuestra Madre la Virgen de Loreto, y nuestra Hermandad llevaba consigo y le hizo entrega del Laurel de Oro, distinción magna que se le hacemos entrega a una Hermandad. Nuestra Bolsa de Caridad "Padre Anselmo", aparte de colaborar con la obra que lleva a cabo en pro de los sin techo el Hogar San Juan, al igual ha colaborado con los necesitados que acoge Cáritas de San Pedro

Esto resumidamente y otros actos y eventos, es lo que durante este año que se nos va, ha realizado nuestra Junta de Gobierno en pro del engrandecimiento de nuestra Hermandad y por ello quiero aprovechar para agradecer el importante trabajo que están realizando todos y cada uno de los miembros de esta Junta, pues sin duda damos fin a un año muy productivo para nuestra Hermandad, gracias al buen hacer y al compromiso de este gran equipo humano, así como el trabajo desinteresado de muchos de nuestros hermanos, espero que todos sepamos reconocer siempre el esfuerzo y dedicación de todos.

Al igual me hago participe del llamamiento de nuestro Director espiritual, al objeto de que todos nos comprometamos con nuestro trabajo y esfuerzo a que todos aquellos hermanos que no participan en los actos que programa nuestra Hermandad y actos y movimientos parroquiales, acudan y se incorporen, pues Hermanad y Parroquia somos todos

También quiero invitaros a todos a renacer juntos al Niño de Belén en vuestro compromiso y labor con la Hermandad y la Parroquia, los hermanos y hermanas sois el patrimonio más importante que la misma posee, pero para que el valor pueda apreciarse, necesitamos vuestro acercamiento y vuestra ilusión.

Os transmito mis mejores deseos de felicidad, prosperidad, amor y amistad, y que Ntra. Madre Reina Cielo la Virgen de Loreto, interceda siempre por vosotros y os de fuerza y valor para crecer en la Fe, en la Caridad y en la Esperanza para el nuevo año 2018

QUE EL NIÑO DE DIOS, OS COLME A TODOS DE SUS BENDICIONES.

UN FUERTE ABRAZO EN CRISTO Y SU MADRE LA VIRGEN DE LORETO.


                                                    Vuestro Hermano Mayor:



                                                     Vicente Lozano González.-



VISITA CORPORATIVA ESTE PASADO DOMINGO A LAS HERMANDADES SEVILLANAS DE LORETO Y SAN BENITO

Muy grata jornada la vivida este pasado domingo en Sevilla. Fuimos atendidos formidablemente tanto por la Hermandad de San Benito como por la de San Isidoro que nos mostró el espléndido tesoro que custodian en su señorial Casa de Hermandad. Completamos el día con la visita a los Besamanos de la Esperanza Macarena, Esperanza de la Trinidad, Gracia y Esperanza de San Roque, además de la Virgen del Amor de Santa Marina. También visitamos los templos de San Román y de la Hermandad de los Gitanos. En definitiva una intensa jornada que ha servido para estrechar lazos y para la historia de nuestra Hermandad.


TEXTO DE AGRADECIMIENTO PARA LA HERMANDAD DE SAN BENITO 

La Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz en el Monte Calvario y Nuestra Señora de Loreto en su Soledad, establecida canónicamente en la parroquia del Apóstol Sr. San Pedro de la ciudad de Jerez de la Frontera a la Hermandad del Santísimo Sacramento,Pontificia y Real Archicofradía de Nazarenos de la Sagrada Presentación de Jesús al Pueblo, Santísimo Cristo de la Sangre, Nuestra Señora de la Encarnación Coronada y San Benito Abad, establecida canónicamente en la Parroquia de San Benito Abad de la ciudad de Sevilla.

Con nuestro más sincero agradecimiento por su colaboración en el Besamanos extraordinario de nuestra imagen titular celebrado con motivo de la efeméride del IV Centenario del Voto Concepcionista de la ciudad de Jerez de la Frontera.

-Año de Nuestro Señor de 2017-



TEXTO DE AGRADECIMIENTO PARA LA HERMANDAD DE SAN ISIDORO

Estimados hermanos en Cristo:

Por medio de la presente esta Hermandad quiere hacer patente nuestro más sincero agradecimiento a la Antigua e Ilustre Hermandad del Santísimo Sacramento, María Santísima de las Nieves y Ánimas Benditas del Purgatorio, y Pontificia y Real Archicofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas, Nuestra Señora de Loreto y Señor San Isidoro, con sede en la parroquia de San Isidoro de la ciudad de Sevilla, por la visita efectuada a nuestra sede, el pasado mes de octubre, con motivo del Besamanos extraordinario a nuestra titular, celebrado al cumplirse el IV Centenario del Voto Concepcionista de la ciudad de Jerez de la Frontera, así como por el presente, en forma de delicado pañuelo, que fue ofrendado a Nuestra Señora en dicha visita.

Al cumplirse los trescientos años de la hechura de Nuestra Señora de Loreto, titular de esta querida Hermandad sevillana, junto a esta misiva, hacemos entrega a la Santísima Virgen de un broche, en forma de laurel, origen de la advocación lauretana, como perenne testimonio de gratitud y de nuestra común devoción a la Reina de los cielos, Nuestra Madre y Señora de Loreto.

Para que así conste firmo y sello con el visto bueno del hermano mayor.


.

sábado, 16 de diciembre de 2017

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 3º DE ADVIENTO – CICLO B – (17-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 6-8.19-28

“Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venia como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.

Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?». El confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: «¿Entonces, qué ? ¿Eres tú Elías?» El dijo: «No lo soy.». «Eres tú el Profeta ?». Respondió: «No.» Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?». Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías.»

Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: - «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia».

Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.”



ALLANAR EL CAMINO HACIA JESÚS


Allanad los caminos del Señor.

«Entre vosotros hay uno que no conocéis». Estas palabras las pronuncia el Bautista refiriéndose a Jesús, que se mueve ya entre quienes se acercan al Jordán a bautizarse, aunque todavía no se ha manifestado. Precisamente toda su preocupación es «allanar el camino» para que aquella gente pueda creer en él. Así presentaban las primeras generaciones cristianas la figura del Bautista.

Pero las palabras del Bautista están redactadas de tal forma que, leídas hoy por los que nos decimos cristianos, no dejan de provocar en nosotros preguntas inquietantes. Jesús está en medio de nosotros, pero ¿lo conocemos de verdad?, ¿comulgamos con él?, ¿le seguimos de cerca?

Es cierto que en la Iglesia estamos siempre hablando de Jesús. En teoría nada hay más importante para nosotros. Pero luego se nos ve girar tanto sobre nuestras ideas, proyectos y actividades que, no pocas veces, Jesús queda en un segundo plano. Somos nosotros mismos quienes, sin darnos cuenta, lo «ocultamos» con nuestro protagonismo.

Tal vez, la mayor desgracia del cristianismo es que haya tantos hombres y mujeres que se dicen «cristianos», en cuyo corazón Jesús está ausente. No lo conocen. No vibran con él. No los atrae ni seduce. Jesús es una figura inerte y apagada.

Está mudo. No les dice nada especial que aliente sus vidas. Su existencia no está marcada por Jesús.

Esta Iglesia necesita urgentemente «testigos» de Jesús, creyentes que se parezcan más a él, cristianos que, con su manera de ser y de vivir, faciliten el camino para creer en Cristo. Necesitamos testigos que hablen de Dios como hablaba él, que comuniquen su mensaje de compasión como lo hacía él, que contagien confianza en el Padre como él.

¿De qué sirven nuestras catequesis y predicaciones si no conducen a conocer, amar y seguir con más fe y más gozo a Jesucristo? ¿En qué quedan nuestras eucaristías si no ayudan a comulgar de manera más viva con Jesús, con su proyecto y con su entrega crucificada a todos?. En la Iglesia nadie es «la Luz», pero todos podemos irradiarla con nuestra vida. Nadie es «la Palabra de Dios», pero todos podemos ser una voz que invita y alienta a centrar el cristianismo en Jesucristo.

José Antonio Pagola.

.

jueves, 14 de diciembre de 2017

VISITA A LAS RELIGIOSAS DE LAS REPARADORAS

Un año más, dentro de la Campaña de Navidad, para el sábado 23 de diciembre por la mañana, tenemos previsto la visita a las religiosas Esclavas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, en el popular convento de las Reparadoras, con el fin llevarles nuestros presentes y tener un rato de auténtico retiro espiritual con ellas.

Todos aquellos hermanos que nos quieran acompañar solo tienen que comunicarlo. 

Posteriormente aprovecharemos la cercanía para visitar el taller del tallista David Medina,taller donde como bien es sabido se está ejecutando nuestro futuro nuevo paso procesional.  



lunes, 11 de diciembre de 2017

FAMILIA LAURETANA 2017

Nuestra más sincera enhorabuena y admiración a la familia Puyol Vargas por el reconocimiento como Familia Lauretana 2017 .

Reconocimiento llevado a cabo en el transcurso de la Función Solemne con motivo de celebrarse ayer la Festividad de Ntra Sra de Loreto.


viernes, 8 de diciembre de 2017

FOTOS DE NUESTRO ALTAR DE TRÍDUO

Fotos tomadas anoche tras la finalización del primer día del Tríduo.











.

EL EVANGELIO DEL DOMINGO: 2º DEL ADVIENTO – CICLO B – (10-12-2017)

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,1-8


“Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

Está escrito en el profeta Isaías:

- Yo envío mi mensajero delante de ti

para que te prepare el camino.

Una voz grita en el desierto:

«Preparad el camino del Señor,

allanad sus senderos».

Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán.

Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba:

- Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.

Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.”



CONFESAR NUESTROS PECADOS


Preparadle el camino al Señor.

«Comienza la Buena Noticia de Jesucristo, Hijo de Dios». Éste es el inicio solemne y gozoso del evangelio de Marcos. Pero, a continuación, de manera abrupta y sin advertencia alguna, comienza a hablar de la urgente conversión que necesita vivir todo el pueblo para acoger a su Mesías y Señor.

En el desierto aparece un profeta diferente. Viene a «preparar el camino del Señor». Éste es su gran servicio a Jesús. Su llamada no se dirige sólo a la conciencia individual de cada uno. Lo que busca Juan va más allá de la conversión moral de cada persona. Se trata de «preparar el camino del Señor», un camino concreto y bien definido, el camino que va a seguir Jesús defraudando las expectativas convencionales de muchos.

La reacción del pueblo es conmovedora. Según el evangelista, dejan Judea y Jerusalén y marchan al «desierto» para escuchar la voz que los llama. El desierto les recuerda su antigua fidelidad a Dios, su amigo y aliado, pero, sobre todo, es el mejor lugar para escuchar la llamada a la conversión.

Allí el pueblo toma conciencia de la situación en que viven; experimentan la necesidad de cambiar; reconocen sus pecados sin echarse las culpas unos a otros; sienten necesidad de salvación. Según Marcos, «confesaban sus pecados» y Juan «los bautizaba».

La conversión que necesita nuestro modo de vivir el cristianismo no se puede improvisar. Requiere un tiempo largo de recogimiento y trabajo interior. Pasarán años hasta que hagamos más verdad en la Iglesia y reconozcamos la conversión que necesitamos para acoger más fielmente a Jesucristo en el centro de nuestro cristianismo.

Ésta puede ser hoy nuestra tentación. No ir al «desierto». Eludir la necesidad de conversión. No escuchar ninguna voz que nos invite a cambiar. Distraernos con cualquier cosa, para olvidar nuestros miedos y disimular nuestra falta de coraje para acoger la verdad de Jesucristo.

La imagen del pueblo judío «confesando sus pecados» es admirable. ¿No necesitamos los cristianos de hoy hacer un examen de conciencia colectivo, a todos los niveles, para reconocer nuestros errores y pecados? Sin este reconocimiento, ¿es posible «preparar el camino del Señor»?

José Antonio Pagola

jueves, 7 de diciembre de 2017

NUESTRA MADRE,PATRONA DE LA AVIACIÓN Y DEL EJERCITO DEL AIRE ESPAÑOL

Por un “Breve Pontificio” de Su Santidad Benedicto XV, fechado el día 24 de Marzo de 1920, y vista la tradición arraigada en los navegantes aéreos para invocar a la Santísima Virgen Lauretana en el momento de emprender vuelos aventurados, se declaró a la Virgen de Loreto Patrona de los aviadores. El Ejército del Aire, miembro importante de nuestras Fuerzas Armadas, hizo sus primeras armas en la Campaña de pacificación de Marruecos y ha venido constituyendo a través de los años el mas claro exponente de religiosidad sentida por todos sus integrantes, que se acrecienta al rugir los motores de los aviones en el aire, despegados ya de la tierra, para afrontar los riesgos de sus misiones en los cielos.

La devoción de los aviadores a la Virgen Lauretana les viene dada, según la tradición, por los prodigiosos vuelos que realizó la “Santa Casa” que en vida habitó la Virgen María en Nazaret para no ser destruida en una de las muchas invasiones y saqueos que tuvo que soportar desde los primeros siglos del Cristianismo. En Nazaret vivió la Sagrada Familia. Allí radicaba la casita que habitó la Virgen con sus padres y que luego recibiría en dote al desposarse con José.

En ella fue saludada María por el Arcángel San Gabriel y en aquel lugar santo se desarrolló la infancia de Jesús, ayudando a su “padre” en el noble oficio de carpintero. Posteriormente, la Casa de Nazaret fue transformada en iglesia por los apóstoles. En su ara de piedra celebró San Pedro la Sagrada Eucaristía y en ella se veneraba una imagen de Nuestra Señora, tallada por la mano del evangelista San Lucas.

En el año 70 de nuestra era Jerusalén fue arrasada por Tito, pero milagrosamente Nazaret y su “Santa Casa” supervivieron. Dos siglos mas tarde, Santa Elena hizo construir un santuario para albergar en su interior la casa de la Virgen, y ésta se mantuvo intacta hasta el Siglo XIII, en que fue destrozado el templo que la cubría, pero no así la “Santa Casa” de la Virgen, que milagrosamente se salvó –una vez más-, si bien en esta ocasión, quedaba claro ,que había llegado la hora de cambiar de emplazamiento.

Y fue, que el año 1291 los sarracenos se apoderaron de Galilea, y según refiere la tradición –para narrar el prodigio hay que acudir a la tradición y sobre todo a los firmes pilares de la fe- en la noche del 9 al 10 de Mayo del citado año, la “Santa Casa” de Nazaret, ante el peligro de quedar completamente reducida a escombros, se vio elevada y conducida por una legión de ángeles, que la alejó del peligro hasta depositarla blandamente en los campos dalmáticos de Raunitza. Y dícese que trasladada una comisión de nobles a Nazaret, se comprobó que allí quedaban completamente visibles los cimientos de la casa aparecida en Dalmacia, y que éstos coincidían perfectamente con el plano que llevaban de la misma. Tres años mas tarde, el 10 de Diciembre de 1294, se verificó una segunda traslación, y de nuevo los ángeles viajando con su preciosa carga por encima de las aguas del Adriático, la reposaron en el lugar italiano de Recanatti, sobre un bosque de laureles propiedad de una señora llamada Lauretia. Y ya fuese del bosque de laureles o de su propietaria, tomó desde entonces el lugar el nombre de Loreto y la Virgen que habitó en la santa casita voladora, idéntica advocación.

Una tercera traslación de la “Santa Casa” ( si bien , en este caso con un recorrido mucho mas corto, tan sólo un Kilómetro y medio) tuvo lugar al poco tiempo, situándola, sin salir de Recanatti, en la cima de un collado propiedad de los Condes de Antisi-Esteban. Y llegamos a la cuarta y definitiva traslación. Ocho meses más tarde, y ante la inseguridad de la zona asolada por bandoleros que hacen peligroso el peregrinaje que ya ha comenzado a acudir a la Casa Santa de la Virgen, tiene lugar su traslación definitiva al lugar que actualmente ocupa, en una colina junto al mar, bordeada por el Musove, en la región italiana de Ancona.

Con los años, la Casa de Nazaret se transformó en la actual Basílica de Nuestra Señora de Loreto o “Chiessa della Casa Santa”, rica en mármoles y bronces, proyectada y construida por Maiano y Bramante, y siendo hoy un importantísimo centro de peregrinaciones desde todas las partes del mundo cristiano. En las naves de su recinto se celebraron solemnes rogativas por el triunfo de la Armada cristiana contra el turco, por lo que luego San Pío V añadió el “Auxilium Christianorum” a la letanía lauretana. Posteriormente Sixto V creó el “Ordo et Religio Lauretanarum Pontifitiorum”, Orden Pontificia de los Caballeros de Loreto, para luchar contra el bandidaje extendido por toda la zona donde estaba enclavada la Basílica.

Y ya para concluir, nuestra felicitación mas cariñosa para todos los componentes del Ejército del Aire , que este 10 de Diciembre celebran su Excelsa Patrona, sólo cabe preguntarnos: ¿Qué otra imagen mas propia a invocar por los soldados del aire, que la Virgen, que para salvar su casa hizo vuelos hasta aterrizar en lugar seguro? Nuestra Señora de Loreto, Patrona de la Aviación, marcará siempre la ruta gloriosa de las alas españolas, amparándolas en los peligros del combate, para santificar los heroísmos y afianzar las victorias que tienen por escenario el cielo y por destino la gloria.

POST SCRIPTUM

Una vez reflejadas las líneas que anteceden, surge invariable la pregunta: ¿Quién trasladó la “Santa Casa” desde Nazaret hasta su actual emplazamiento lauretano? ¿Fueron los ángeles o la mano del hombre? El autor no se atreve a manifestarse en tan importante disquisición teológica. Me limito a narrar los hechos recogidos por la tradición y avalados por la fe cristiana. Sin embargo, sí quisiera dejar constancia ,como cierre de este artículo, de lo que sabemos hasta hoy mismo (Diciembre de 2008) sobre los materiales de construcción que conforman la misma y otros detalles alusivos a su prodigiosa fábrica.

Se ha especulado con la posibilidad de que la “Santa Casa” fuese trasladada desde su primitivo emplazamiento hasta el lugar que hoy ocupa, desmontándola toda ella, piedra a piedra, para ser reconstruida nuevamente. Este supuesto no resiste un análisis riguroso. Cuando se derriba una casa, la argamasa y el mortero que unen los ladrillos empleados en su construcción se destruyen; por otra parte, parece lógico el colegir, que para su reconstrucción hubiésemos empleado materiales oriundos de la zona donde pensábamos situar el nuevo inmueble. Pero es el caso, que del estudio detallado de los materiales que conforman la Santa Casa de Loreto, así como de la composición química de las piedras que la sustentan, junto al alquitrabe, los travesaños y las tablas de la alacena, se pone de manifiesto: Que son los mismos que se utilizaban en las casas de Nazaret y en el entorno de la Región de Galilea, en el Siglo I de nuestra Era.

A mayor abundamiento se ha podido constatar el buen estado de conservación de los frescos que adornan el interior de la sagrada mansión: unas pinturas dedicadas a Santa Catalina, San Jorge, San Antonio y San Luis, que fueron pintadas en sus paredes varios siglos antes de su traslado al bosque de Lauretia. Por tanto, parece altamente improbable, que con la rudimentaria tecnología del Siglo XIII, se pudiera haber desmontado la “Santa Casa” sin que los citados frescos hubiesen sufrido un notable deterioro. Finalmente y como enigmático colofón, sólo me resta señalar que la “Santa Casa de Loreto” se sustenta desde el Siglo XIII sin cimientos, de tal forma, que parece haber sido depositada “desde arriba” y no reconstruida sobre la base, siguiendo las mas elementales técnicas de edificabilidad. “Felix qui potuit rerum cognoscere causas” (Feliz quien puede conocer las causas de las cosas).



D. Francisco Ángel Cañete Páez

Profesor mercantil, economista y Comandante de Infantería
Caballero de la Orden de San Raimundo de Peñafort